Publicar Anuncio Publicar

Haga una salida de prueba con el auto

Si aún le interesa el auto, solicite salir a dar una vuelta de prueba. Considere pasar al menos 20 minutos al volante para tener suficiente tiempo de verificar el sistema de enfriamiento del motor al igual que la calefacción y el aire acondicionado del auto. Puede visitar los listados de Autos usados en Costa Rica

Confort. Asegúrese de que el automóvil se adapta a usted. Regule el asiento en una posición cómoda para conducir y colóquese el cinturón de seguridad. Asegúrese de encontrarse al menos 10 pulgadas de distancia del volante y de que en esa posición aún puede presionar a fondo los pedales. Normalmente, los asientos se adaptan a ciertas formas corporales mejor que a otras, de modo que asegúrese de que el asiento le resulta cómodo. Asegúrese de que alcanza los controles sin esfuerzo, que éstos son fáciles de usar y que ve el tablero sin dificultad.
Dirección. Con el motor en marcha pero sin moverlo, antes de comenzar su salida de prueba, gire el volante a derecha e izquierda. Casi no debería sentir juego en el volante antes de que las ruedas comiencen a moverse.

Una vez que el automóvil está en movimiento, el volante debe responder rápidamente, sin dificultad ni vibración en el volante. A velocidades normales, el automóvil debe mantener el curso sin corrección constante de su dirección.

Si el volante tiembla al conducir a alta velocidad, sospeche la existencia de un problema de balanceado de ruedas o de alineación del tren delantero, de fácil arreglo, o bien de suspensión, que tal vez no lo sea. De igual modo, si el automóvil constantemente tiende a desviarse hacia un lado, sospeche que uno de los neumáticos está desinflado o que existe un problema de suspensión, lo cual requerirá la revisión de un mecánico.

Motor y transmisión. El motor debe marchar suavemente cuando está encendido y el auto está detenido, sin altibajos que lo aceleren o lo vuelvan errático y debe acelerar desde cero sin esfuerzo ni dilación. Cuando acelere en una cuesta, no debería oír tintineos ni golpeteos. El automóvil debería poder mantener la velocidad del tránsito de carretera sin rebajes, o disminución en la marcha del auto, constantes.

En la transmisión automática, no debe confundir suavidad de marcha con resbalamiento. Cuando acelera, no debe notarse una dilación entre la aceleración del motor y la del vehículo. Si la hay, ello implica casi con seguridad desgaste de la transmisión y en algún momento, un costoso arreglo.

En la transmisión manual, antes de que usted levante el pie definitivamente del pedal, el embrague debe haber engranado por completo. Si cuando presiona el pedal, no hay al menos una pulgada de juego en el inicio de su recorrido, puede que el automóvil pronto necesite un nuevo embrague.

Frenos. Pruebe los frenos en un tramo de carretera sin tránsito. A una velocidad aproximada de 45 mph, frene a fondo. El automóvil debería detenerse de inmediato, sin desviarse, sin halar hacia un lado y sin vibrar. El pedal debe deslizarse de modo uniforme y lineal; detener el automóvil no debería resultar un gran esfuerzo. Si el auto está equipado con frenos antibloqueo, usted debería sentir en la planta del pie que éstos se activan con un sutil rebote pulsátil en el momento en que presiona a fondo. (Es más sencillo activar el sistema de frenos antibloqueo en un tramo mojado de carretera).

Pruebe detenerse dos o tres veces; cada vez, el automóvil debería detenerse sin desviarse y sin dificultad. Luego diríjase a una zona segura, deténgase y presione firmemente el pedal del freno durante 30 segundos. Si el pedal se siente flojo o se hunde hasta el fondo, puede que haya una fuga en el sistema de frenos.

Mire, escuche, sienta. Sienta si hay vibraciones a velocidad constante en una carretera lisa. No debe sentir vibraciones en el volante, el tablero no debe trepidar y la imagen en los espejos no debe sacudirse evidentemente.

Conduzca aproximadamente a 30 mph por hora en una carretera con baches. Lo que usted desea es un viaje placentero, reposado y silencioso. Si el automóvil tiene mucho rebote y se sacude al pasar por baches y pozos acostumbrados, tal vez tenga problemas de suspensión o quizás se trate de un mal diseño original del chasis. Escuche atentamente también para tratar de detectar pequeños ruidos y chirridos, demasiado molestos para tolerarlos y a menudo difíciles de encontrar y solucionar.